Fontainebleau, hotel de leyenda en Miami Beach

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 0 Flares ×

Inaugurado en 1954, el hotel Fontainebleau es un ícono de Miami Beach en el que han brillado personajes como Frank Sinatra, Elvis Presley y Sean Connery.

La torre Chateau del hotel Fontainebleau, en Miami Beach, se asemeja a un crucero de pasajeros. Foto: Juan Uribe

La torre Chateau del hotel Fontainebleau, en Miami Beach, se asemeja a un crucero de pasajeros. Foto: Juan Uribe

Las palmeras se reflejan en la piscina principal del hotel Fontainebleau, que poco antes de las 8 de la mañana es un espejo de agua color verde esmeralda. Sin bañistas, su superficie devuelve la imagen de una hilera de parasoles blancos que todavía no se abren. En ella también se aprecia la silueta de la torre Chateau, que tiene forma de media luna y parece un crucero de pasajeros girando en el mar.

Esta torre y la torre Versailles son las estructuras originales del Fontainebleau, y entre ambas suman 846 de las 1.504 habitaciones de este hotel, que desde cuando se inauguró en 1954 se convirtió en un emblema de Miami Beach. Han pasado más de 60 años desde entonces y el hotel sigue siendo un lugar que se promociona como ideal “para ver y para ser visto”, donde personajes de la farándula siempre se han sentido a gusto, desde Elvis Presley hasta Lady Gaga.

De día, el bar Bleau del hotel Fontainebleau se ilumina con la luz natural que entra por las ventanas. Foto: Juan Uribe

De día, el bar Bleau del hotel Fontainebleau se ilumina con la luz natural que entra por las ventanas. Foto: Juan Uribe

Ubicado frente al océano Atlántico, a la altura de la calle 44 sobre la avenida Collins, el Fontainebleau se levantó junto a la playa como un sitio al que acudían quienes querían hospedarse en el “aristócrata de los hoteles de Florida”. Así lo anunciaba una postal de la época.

A su baile de inauguración asistieron 1.600 personas, entre ellos el alcalde de la ciudad francesa de Fontainebleau. Y en las décadas de los 50 y los 60 se consolidó como el resort más importante de Miami Beach al acoger a figuras del espectáculo como Lucille Ball, Bob Hope, Judy Garland y Marlene Dietrich.

Los candelabros de cristal diseñados por Ai Weiwei son protagonistas en el lobby de la torre Chateau del hotel Fontainebleau, en Miami Beach. Foto: Juan Uribe

Los candelabros de cristal diseñados por Ai Weiwei son protagonistas en el lobby de la torre Chateau del hotel Fontainebleau, en Miami Beach. Foto: Juan Uribe

El estilo del Fontainebleau, burlonamente catalogado por críticos de la época como ‘Miami Beach francés’, lo impuso su arquitecto, Morris Lapidus, quien rompió con las convenciones y privilegió las curvas sobre los bordes rectos al tiempo que les dio mayor importancia a los colores cálidos que a la paleta tradicional de tonos vainilla.

Lapidus no escondía su afición por el exceso. “Si te gusta el helado, ¿por qué detenerte en una bola? Toma dos, tres. Demasiado nunca es suficiente”, solía decir. De hecho, en su autobiografía, ‘Demasiado nunca es suficiente’, Lapidus escribió: “El gusto de los estadounidenses estaba siendo influenciado por el medio masivo de comunicación y de entretenimiento más grande de la época, el cine, así que diseñé un escenario de película”.

Esta piscina, la principal del hotel Fontainebleau, tiene forma de corbatín y es una de las 10 con las que cuenta el resort. Foto: Juan Uribe

Esta piscina, la principal del hotel Fontainebleau, tiene forma de corbatín y es una de las 10 con las que cuenta el resort. Foto: Juan Uribe

El lobby de la torre Chateau, con techos flotantes, candelabros de cristal y columnas doradas, es un buen ejemplo de la teatralidad que Lapidus buscaba, y que acentuó con dibujos de cientos de corbatines negros incrustados en el piso de mármol blanco.

A pesar de comentarios que lo calificaban de estridente y extravagante, el Fontainebleau fue bien recibido por los viajeros debido a que, entre otros aspectos prácticos, el interior se beneficiaba de las curvas de las paredes gracias a las cuales se creaban corrientes de aire que refrescaban el ambiente. Esto era fundamental en tiempos anteriores al uso masivo del aire acondicionado.

Los corredores curvos de la torre Chateau, en el hotel Fontainebleau, revelan el diseño audaz del arquitecto Morris Lapidus. Foto: Juan Uribe

Los corredores curvos de la torre Chateau, en el hotel Fontainebleau, revelan el diseño audaz del arquitecto Morris Lapidus. Foto: Juan Uribe

Por supuesto, un atractivo adicional para los huéspedes era la posibilidad de ver a estrellas de Hollywood. Una de ellas era Frank Sinatra, que no sólo cantaba en el hotel, en La Ronde Supper Club, sino que además filmó aquí tres películas (‘A Hole in the Head’, ‘Tony Rome’ y ‘Lady in Cement’) e incluso tomaba vacaciones en el resort.

La reputación del Fontainebleau como lugar preferido por ricos y famosos aumentó con la presencia frecuente de Sinatra e hizo que la creación de Morris Lapidus fuera escogida para ser escenario de varios filmes. Es memorable la escena de ‘Goldfinger’ en la que Sean Connery, personificando a James Bond, recibe un masaje a la orilla de la piscina principal. El Fontainebleau también ha aparecido en escenas de ‘Scarface’ (Al Pacino), ‘El Guardaespaldas’ (Whitney Houston y Kevin Costner) y ‘El Botones’ (Jerry Lewis), entre otras cintas.

El pasillo que conduce al lobby de la torre Chateau en el hotel Fontainebleau, en Miami Beach, está adornado con fotos de Frank Sinatra. Foto: Juan Uribe

El pasillo que conduce al lobby de la torre Chateau en el hotel Fontainebleau, en Miami Beach, está adornado con imágenes de Frank Sinatra. A la izquierda se ve la foto de una escena de la película ‘Tony Rome’, de Sinatra con Jill St. John. Foto: Juan Uribe

La fascinación que el Fontainebleau ejerció en sus primeros visitantes se mantiene viva en detalles que dejó la remodelación de un billón de dólares a la que fue sometido entre 2005 y 2008, y que revelan la opulencia con la que fue concebido.

Se destacan los tres enormes candelabros de cristal que cuelgan del techo del lobby de la torre Chateau, creados por Ai Weiwei – el diseñador del famoso Nido del pájaro, el estadio de Pekín en el que se inauguraron los Juegos Olímpicos de 2008 –.

Las 1.504 habitaciones del hotel Fontainebleau, en Miami Beach, están equipadas con computadores iMac. Foto: Juan Uribe

Las 1.504 habitaciones del hotel Fontainebleau, en Miami Beach, están equipadas con computadores iMac. Foto: Juan Uribe

Igualmente, es clara la inclinación por el lujo en los amenities Molton Brown de las habitaciones, todas equipadas con computadores iMac; en las baldosas doradas de la ‘escalera a ninguna parte’ (utilizada por personajes de la farándula para hacer entradas ostentosas) y en el piso reflectivo que cambia de colores en el bar Bleau, donde la gente se toma unos tragos antes de dirigirse a la discoteca LIV, al otro lado del lobby.

Gracias a la reforma, en el hotel es posible disfrutar de un spa de 3.700 metros cuadrados y escoger entre 12 restaurantes, incluidos dos del chef Michael Mina. En cuanto a comida de mar, el Fontainebleau cuenta con su propio barco pesquero que asegura una provisión fresca de peces, langostas y cangrejos que son mantenidos en tanques de 2.000 galones de agua salada.

Frank Sinatra (izquierda) y Elvis Presley cantaron en el hotel Fontainebleau, en Miami Beach, el 26 de marzo de 1960. Foto Fontainebleau Miami Beach

Frank Sinatra (izquierda) y Elvis Presley cantaron en el hotel Fontainebleau, en Miami Beach, el 26 de marzo de 1960. Foto: Fontainebleau Miami Beach

Allí, en ‘Water World’, viven a temperaturas controladas (las langostas de Florida prefieren el agua a 21 grados centígrados, mientras que a las de Maine les gusta más fría, a 10 grados centígrados). La idea es que los animales estén tan relajados como sea posible antes de pasar por la cocina y terminar en los platos de los comensales.

¿Exagerado? Probablemente, pero todo en este hotel está hecho con el fin de agradar. El placer y la ostentación han sido desde el comienzo la razón de ser del Fontainebleau. Por eso sus huéspedes han gozado con eventos como la fiesta que Frank Sinatra organizó en 1960 para Elvis Presley, en la que ambos cantaron ‘Witchcraft’ y ‘Love me tender’; igualmente, se han divertido con el desfile de reapertura en el que participaron las modelos de Victoria’s Secret, en 2008; y con un concierto de Mariah Carey.

El minibar de las habitaciones del hotel Fontainebleau tiene productos como pistachos de 13 dólares y botellas de agua de 10 dólares. Foto: Juan Uribe

El minibar de las habitaciones del hotel Fontainebleau tiene productos como pistachos de 13 dólares y botellas de agua de 10 dólares. Foto: Juan Uribe

Tal vez sea a causa de esa constante búsqueda de lo mejor que el Fontainebleau ha conservado el espíritu glamuroso personificado por Frank Sinatra en una fotografía de 1967, que se exhibe en uno de los pasillos. Se trata de una escena de la película ‘Tony Rome’. En ella aparece recostado en una silla para tomar el sol, cerca de la piscina del hotel. Viste sombrero, camisa, corbata y pantalón mientras Jill St. John, de pie y en bikini, habla con él.

La imagen representa para muchas personas el sueño que las sigue atrayendo una y otra vez al Fontainebleau, un hotel de leyenda en Miami Beach.

Los huéspedes encuentran amenities de la marca Molton Brown en las habitaciones del hotel Fontainebleau, en Miami Beach. Foto: Juan Uribe

Los huéspedes encuentran amenities de la marca Molton Brown en las habitaciones del hotel Fontainebleau, en Miami Beach. Foto: Juan Uribe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 0 Flares ×
Read previous post:
Cocora, el valle de la palma de cera

Desde Armenia, la capital del departamento del Quindío, se llega en poco más de una hora a Salento y al...

Close