Florida central, día 3: Kennedy Space Center

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 0 Flares ×

El Kennedy Space Center, donde se destaca la historia del transbordador ‘Atlantis’, fue el destino de Florida central al que le dedicamos más de nueve horas este jueves.

La exhibición del transbordador Atlantis sorprende a los turistas en el Kennedy Space Center. Foto: Juan Uribe

La exhibición del transbordador Atlantis sorprende a los turistas en el Kennedy Space Center. Foto: Juan Uribe

 

En el tercer día de este recorrido por Florida Central dejamos las playas de Cocoa Beach para visitar el Kennedy Space Center, en Cabo Cañaveral, un nombre que evoca recuerdos de los viajes que los transbordadores espaciales hicieron entre 1981 y 2011.

Luego de un recorrido de una hora y 15 minutos hacia el norte por la carretera I-95 se encuentra este lugar, que abarca 56.656 hectáreas y ha sido la puerta de acceso de Estados Unidos a la exploración espacial. Desde Cabo Cañaveral partieron los cohetes que hicieron posible la llegada del ser humano a la Luna, el 20 de julio de 1969; desde allí también se han lanzado satélites en órbita alrededor de la Tierra y se han enviado sondas al sistema solar con el fin de explorar otros planetas.

El programa de los llamados shuttles se acabó hace cuatro años, y es en este sitio donde se cuentan esas historias. De hecho, los turistas tienen la posibilidad de conocer las experiencias de aquellos pioneros que han ido al espacio: esto ocurre durante encuentros organizados en los que pueden hacerle preguntas a un astronauta.

La charla de este jueves la dio Don Thomas, un hombre sencillo nacido en Cleveland en 1955 que tuvo –como él dice- “la fortuna” de volar cuatro veces en los transbordadores (tres en el ‘Columbia’ y una en el ‘Discovery’).

El astronauta Don Thomas habla con los visitantes en el Kennedy Space Center. Foto: Juan Uribe

El astronauta Don Thomas habla con los visitantes en el Kennedy Space Center. Foto: Juan Uribe

“Lo mejor de estar en el espacio es mirar a través de la ventanilla. Yo había visto puestas de sol y de Luna, pero desde allá arriba logré ver la puesta de un cometa”, contó mientras los turistas almorzaban en una sala equipada con televisores en los que Thomas, físico de profesión y con un doctorado en Ciencia de Materiales, enseñaba fotos y videos sobre la manera en que se vive en medio de la microgravedad.

El astronauta les explicó a los asistentes algunos detalles de la rutina en el espacio: que allá arriba los objetos flotan dentro de la nave; y que la pimienta y la sal no se le pueden agregar a la comida en forma de granos porque estos se desperdigarían por todas partes (por eso se sirven en forma de líquido dentro de bolsas plásticas que se aprietan para extraer su contenido).

El almuerzo con un astronauta es parte de una visita que bien puede tomar un día entero para lograr ver todo lo que ofrece el Kennedy Space Center. La curiosidad se despierta al ver las plataformas de lanzamiento desde las que han partido las naves espaciales; también, cuando se toca un pequeño trozo de roca que fue traído de la Luna y al caminar bajo la estructura del cohete ‘Saturno V’, que se empleó en las misiones Apollo y es tan largo como un campo de fútbol americano.

Un espectáculo que emociona a los visitantes es el del transbordador ‘Atlantis’. Incluso, la gente aplaude tras una presentación en la que suena música que parece ambientar una película como Star Wars o Supermán, y que conduce hacia el lugar en el que reposa esta nave: un edificio enorme donde el ‘Atlantis’, suspendido del techo por cables, simula estar volando.

Sorprenden el tamaño del aparato – el montaje tiene 50 metros de altura-, que está iluminado con luces que cambian de color; y llaman la atención las cicatrices causadas por el calor que tuvo que resistir su escudo térmico al regresar a la Tierra en las 33 misiones que llevó a cabo durante 26 años, desde 1985.

Cerca del ‘Atlantis’ también se puede apreciar un modelo a escala natural del telescopio espacial ‘Hubble’, y hay juegos de video relacionados con operaciones en el espacio, así como un simulador que trata de recrear los movimientos y las sensaciones que se experimentan durante un lanzamiento al espacio.

Un lugar importante en el Kennedy Space Center lo ocupa abundante información respecto del Sistema de Lanzamiento Espacial y su nave especial ‘Orión’, con los que la NASA pretende llegar a Marte y, desde allí, seguir explorando el universo.

Nuestro viaje por Florida central continúa este viernes con un recorrido en hidrodeslizador (airboat) por las ciénagas de la región antes de volver a Cocoa Beach.

El cohete Saturno V, que se aprecia en el Kennedy Space Center, se usó en las misiones Apollo de la NASA. Foto: Juan Uribe

El cohete Saturno V, que se aprecia en el Kennedy Space Center, se usó en las misiones Apollo de la NASA. Foto: Juan Uribe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 0 Flares ×
Read previous post:
Florida central, día 2: encuentro natural

Un almuerzo con carne de caimán y un recorrido en kayak por el zoológico Brevard marcaron el segundo día de...

Close