Combia y sus 10 estaciones para el café

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 0 Flares ×

La hacienda Combia, en Calarcá (Quindío), ofrece recorridos por cafetales para que los viajeros se acerquen a la cultura de la región y aprendan sobre el Paisaje Cultural Cafetero.

Los visitantes aprenden a distinguir un café de buena calidad luego de hacer una cata en la Hacienda Combia. Foto: Juan Uribe

Los visitantes aprenden a distinguir un café de buena calidad luego de hacer una cata en la Hacienda Combia. Foto: Juan Uribe

Así como en Montenegro se revelan los misterios de la guadua, en el municipio de Calarcá es posible penetrar en el mundo del café. Allí se encuentra la Hacienda Combia, un lugar en el que justamente la guadua es útil para comprender mejor la importancia del Paisaje Cultural Cafetero. A esta planta está dedicada una de las 10 estaciones que en Combia han sido diseñadas para vivir la experiencia cafetera.

Uno de los primeros contactos que los recién llegados tienen en esta finca es con Jhon Freddy Collazos, un artesano de 38 años, nacido en el vecino municipio de Quimbaya. Él se dedica a mantener vivo el arte de la cestería. Su labor pedagógica consiste en enseñarles a los viajeros cómo emplear las cañas de guadua (aquí, mi post sobre el Paraíso del Bambú y la Guadua) para elaborar canastos y otros elementos decorativos.

Jhon Freddy Collazos les explica a los turistas en la Hacienda Combia cómo se elabora un canasto con fibras de guadua. Foto: Juan Uribe

Jhon Freddy Collazos les explica a los turistas en la Hacienda Combia cómo se elabora un canasto con fibras de guadua. Foto: Juan Uribe

Con la naturalidad de alguien que ha desempeñado el mismo oficio toda la vida, en unos cuantos segundos corta con un machete la vara verde y la pela con un cuchillo, como si se tratara de las capas de una cebolla. Luego extrae unas fibras delgadas que, aún húmedas, despiden un inconfundible olor vegetal.

Jhon Freddy es el artista. Su público, las cuatro personas que, sentadas en bultos de café, intentan no perder detalle de los movimientos fluidos de sus manos. Sentado en un banco hecho de tronco de árbol, Collazos usa sus piernas como base para armar un entramado de láminas de guadua que va amarrando entre ellas. En menos tiempo de lo que toma preparar una taza de café, un pequeño cesto brota de sus dedos.

En la Hacienda Combia, en Calarcá (Quindío),  los turistas se acercan al mundo del café. Foto: Juan Uribe

En la Hacienda Combia, en Calarcá (Quindío), los turistas se acercan al mundo del café. Foto: Juan Uribe

“Ahora les toca a ustedes”, dice medio en serio, medio en broma. Los turistas lo miran incrédulos. A pesar de lo difícil que resulta, cada uno de los asistentes sale de allí con un canasto que, con mucho orgullo, puede decir que ha hecho con sus propias manos y, por supuesto, gracias a la ayuda y a la paciencia de Jhon Freddy.

De la misma manera en que los cafetales y los guaduales no están lejos entre ellos en la región, la estación de cestería está junto a la de la cata, en la que una sesión permite aprender a distinguir entre un café de alta calidad y otro de baja calidad, y a identificar algunos de los 36 aromas que se pueden encontrar en un pocillo.

En la Hacienda Combia, en Calarcá (Quindío), es común encontrarse con las personas que recolectan el café. Foto: Juan Uribe

En la Hacienda Combia, en Calarcá (Quindío), es común encontrarse con las personas que recolectan el café. Foto: Juan Uribe

¿Por qué 36? El número obedece a la investigación que el francés Jean Lenoir, quien había escrito La nariz del vino, hizo en los años 90 a pedido de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia. Como fruto de sus pesquisas nació La nariz del café, un catálogo en el que Lenoir describe aromas evocadores como los de almendra tostada, tabaco, grano de cilantro y mantequilla fresca.

Después de comprobar que no es mala educación acercar la nariz a la taza para percibir más nítidamente el perfume, el recorrido continúa por estaciones que sirven para que el guía – inspirador, como lo llaman en Combia – haga énfasis en distintos aspectos que son fundamentales para obtener un excelente café.

La arquitectura de la Hacienda Combia, en Calarcá (Quindío), se destaca por sus colores vivos. Foto: Juan Uribe

La arquitectura de la Hacienda Combia, en Calarcá (Quindío), se destaca por sus colores vivos. Foto: Juan Uribe

Tras caminar por un sendero que a veces se interrumpe por la presencia de trabajadores que recolectan los granos más maduros de los cafetales, se atraviesa un túnel que fue construido con el objetivo de explicar lo que siente la raíz del café bajo el suelo. En ese sitio, el guía hace énfasis en la importancia de la tierra.

Más adelante habla sobre la necesidad de tener plantaciones de café a campo abierto y otras con provisión de árboles de sombrío. En Combia, como parte de un plan de reforestación, se han sembrado 34.000 árboles, entre ellos nogales, robles y cedros, que se han convertido en el hogar de 119 especies de aves.

De esta manera, la biodiversidad aumenta y quienes llegan al departamento del Quindío tienen la posibilidad de vivir experiencias que les ayudan a comprender que el café, la guadua y otros árboles nativos conforman un territorio único en el mundo: el Paisaje Cultural Cafetero.

*Invitación de Satena

Vista del Paisaje Cultural Cafetero desde la Hacienda Combia, en Calarcá (Quindío). Foto: Juan Uribe

Vista del Paisaje Cultural Cafetero desde la Hacienda Combia, en Calarcá (Quindío). Foto: Juan Uribe

 

Así son los planes de Combia

En la hacienda Combia se ofrece alojamiento en 32 habitaciones y se hace un recorrido por 10 estaciones en las que se aprende sobre el mundo del café.

El recorrido, que dura dos horas y media, cuesta $95.000. Incluye visita a la estación de cestería – donde cada visitante se lleva un pequeño canasto de recuerdo – y la cata de café, entre otras cosas.

Alojamiento: desde $175.500 por habitación, con desayuno e impuestos. Los extranjeros no pagan el impuesto hotelero.

Informes: 3146825396, 3218481270; directorgeneral@combia.com.co, reservas@combia.com.co; www.combia.com.co

En Twitter: @hotelcombia

La Hacienda Combia, en Calarcá (Quindío), cuenta con 34 habitaciones. Foto: Juan Uribe

La Hacienda Combia, en Calarcá (Quindío), cuenta con 34 habitaciones. Foto: Juan Uribe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 0 Flares ×
Read previous post:
Guadua en el corazón del café

En Montenegro (Quindío), cerca de Armenia, se puede visitar el Paraíso del Bambú y la Guadua, donde los viajeros se...

Close