Caminando por el desierto de Checua

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 0 Flares ×

Cerca de Nemocón, en Cundinamarca, se encuentra un paisaje árido con formaciones que han sido talladas durante años por el viento y la lluvia: el del desierto de Checua.

No hay que andar mucho. En algo más de una hora y media se cubren desde Bogotá los 60 kilómetros, hacia el norte, que es preciso recorrer por carretera para llegar a Nemocón. Este municipio de la provincia de Sabana Centro, en Cundinamarca, es famoso por su Mina de Sal.

Cerca de allí, a seis kilómetros, está la vereda Checua, donde los viajeros encuentran un paisaje que sorprende por su aridez. Se trata del desierto de Checua, que con sus tonos ocre y su vegetación espinosa contrasta con los paisajes verdes de haciendas dedicadas a la producción de leche. Aquí, algunas imágenes de este lugar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 0 Flares ×
Read previous post:
Desayunando en El Cardenal, en CDMX

El Cardenal, en el centro de Ciudad de México, es un restaurante donde se exalta la cocina tradicional mexicana. Los...

Close