Cholula y el corazón de la pirámide

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 0 Flares ×

La ciudad de Cholula, vecina de Puebla, guarda tesoros como su pirámide y la iglesia de Santa María Tonanzintla, expresión del barroco.

La iglesia de Nuestra Señora de los Remedios se levanta en Cholula sobre una pirámide prehispánica de 65 metros de altura. Foto: Juan Uribe

La iglesia de Nuestra Señora de los Remedios se levanta en Cholula sobre una pirámide prehispánica de 65 metros de altura. Foto: Juan Uribe

En la cima de lo que parece un cerro se levanta la iglesia de Nuestra Señora de los Remedios. Es casi mediodía en Cholula y los turistas se acercan a los muros que separan del vacío a la explanada frente a la que se elevan las dos torres del templo. Los visitantes dirigen su mirada hacia el occidente, tratando de ver el volcán Popocatépetl; pero aunque aquí el cielo es azul la bruma oculta la cima del gigante.

La iglesia de Nuestra Señora de los Remedios, a 65 metros de altura, es el mejor mirador de Cholula, una ciudad a la que se llega en unos 15 minutos desde Puebla (aquí está mi post sobre cinco planes imperdibles de Puebla). El santuario católico, construido sobre una superficie plana, se levanta sobre un santuario prehispánico: la pirámide considerada como la más grande en superficie en Mesoamérica, que con 400 metros por lado supera a la Pirámide del Sol, en Teotihuacan, que mide 215 metros en cada costado.

La cúpula de la iglesia de Nuestra Señora de los Remedios es un símbolo de Cholula, una ciudad ubicada a cerca de dos horas de Ciudad de México. Foto: Juan Uribe

La cúpula de la iglesia de Nuestra Señora de los Remedios es un símbolo de Cholula, una ciudad ubicada a cerca de dos horas de Ciudad de México. Foto: Juan Uribe

José Odilón Hugo Xihuitl conoce bien el lugar. Nació en Cholula y en su nombre y en su cara se evidencian la mezcla cultural entre indígenas y europeos que marcó a México y a América Latina. Él es guía de turismo y pasa buena parte del día acompañando a los visitantes a recorrer las entrañas de la pirámide.

Allí abajo, en un laberinto de 8 kilómetros de túneles, cuenta que la estructura comenzó a erigirse entre los años cero y cien después de Cristo y desmiente las leyendas que se han creado a lo largo de siglos sobre las razones por las cuales la pirámide ha sobrevivido hasta nuestros tiempos.

Es posible recorrer un tramo de los túneles que se encuentran bajo la pirámide de Cholula, que se extienden a lo largo de 8 kilómetros. Foto: Juan Uribe

Es posible recorrer un tramo de los túneles que se encuentran bajo la pirámide de Cholula, que se extienden a lo largo de 8 kilómetros. Foto: Juan Uribe

“Se dice que a la llegada de los conquistadores los naturales cubrieron su pirámide para que no se la destruyeran o que los mismos españoles la taparon, pero no. Este lugar se preservó porque lo tapó la vegetación”, asegura y se refiere a los relatos de Fray Toribio Paredes de Benavente. “El era guardián del convento franciscano en Cholula y en 1535 ya había tenido noticias de que esto era un gran teocalli (lugar sagrado) abandonado. En sus plataformas, en las partes planas, se sembraba maíz, y por todas partes había conejos, víboras y ardillas”, asegura.

Hoy en los alrededores de Cholula sigue habiendo cultivos de maíz, en cuyos bordes crece hierba en la que habitan grandes cantidades de chapulines. Estos insectos saltarines se capturan y se ponen en agua para que se ahoguen; a continuación se hierven, se fríen y se bañan en salsa picante, chile en polvo o sal y limón. Después se exhiben en puestos ambulantes junto a la rampa que abraza la pirámide y conduce a los viajeros hasta la iglesia de Nuestra Señora de los Remedios.

Chapulines, dulces picantes y semillas de calabaza hacen parte de la oferta en puestos ambulantes en la rampa que conduce a la iglesia de Nuestra Señora de los Remedios, en Cholula. Foto: Juan Uribe

Chapulines, dulces picantes y semillas de calabaza hacen parte de la oferta en puestos ambulantes en la rampa que conduce a la iglesia de Nuestra Señora de los Remedios, en Cholula. Foto: Juan Uribe

 

La pirámide – explica José – fue hecha de adobe y lo que vemos hoy es el resultado de al menos cinco construcciones que se fueron sobreponiendo unas encima de otras. Se le añadía un poco de cal al adobe para que fuera más resistente, y de esta forma crecían la base y la altura hasta que quedó con forma de cerro.

Al bajar de la pirámide, la avenida Morelos desemboca en la Plaza de la Concordia, donde las familias reposan a la sombra de los árboles y decenas de niños se reúnen sentados alrededor de una mujer joven que les cuenta historias. Cerca de allí tomo un taxi que maneja Emilio Espinosa. Le pido que me lleve a la capilla de Santa María de Tonanzintla, en el vecino municipio de San Andrés Cholula.

Dentro de la iglesia de Nuestra Señora de los Remedios, en Cholula, se prohíbe tomar fotos. Foto: Juan Uribe

Dentro de la iglesia de Nuestra Señora de los Remedios, en Cholula, se prohíbe tomar fotos. Foto: Juan Uribe

Estamos en San Pedro Cholula y el viaje hasta Tonanzintla se demora 8 minutos. “La iglesia está muy bonita, muy decorada. Inclusive he ido a bodas allí”, dice Emilio. Yo he visto imágenes de Tonanzintla antes de venir, pero al dar unos pasos dentro del templo me doy cuenta de que nada me podía haber preparado para lo que tengo ante mis ojos: en las paredes, en las columnas y en el techo abovedado sobre al altar se despliega una colección infinita de rostros humanos y de querubines, pero también hay flores y frutos de cacao.

Todas las esculturas fueron elaboradas en yeso y son tan coloridas y están tan juntas las unas de las otras que hacen pensar en el restaurante Andrés Carne de Res, en Bogotá, como un monumento al minimalismo.

Esta es la fachada de la iglesia de Santa María Tonanzintla, en Cholula. Adentro está prohibido tomar fotos. Foto: Juan Uribe

Esta es la fachada de la iglesia de Santa María Tonanzintla, en Cholula. Adentro está prohibido tomar fotos. Foto: Juan Uribe

Las figuras humanas más cercanas al suelo tienen rasgos indígenas, pero entre más se acercan al techo se van transformando: su piel es más blanca y tienen el pelo rizado. En este lugar, que jugó un papel destacado en la conversión de los indígenas al catolicismo, no se permite tomar fotos ni videos, así que por respeto me limité a encuadrar con mi cámara la fachada de la iglesia.

Luego de haber salido de Santa María de Tonanzintla no puedo evitar mirar atrás. Quiero darle otro vistazo. Así será más fácil revivir en mi mente las imágenes de este templo de Cholula adonde ya tengo ganas de regresar.

Cholula 6

Los detalles de las figuras en la fachada de la iglesia de Santa María Tonanzintla, en Cholula, son una muestra de la riqueza artística que se aprecia en su interior. Foto: Juan Uribe

 

Dónde alojarse cerca de Cholula

La cadena IHG ofrece seis hoteles en Puebla: Holiday Inn Puebla La NoriaInterContinental Presidente PueblaHoliday Inn Express PueblaStaybridge Suites PueblaHoliday Inn Express & Suites Puebla Angelópolis y Holiday Inn Puebla Finsa.

José Odilón Hugo Xihuitl es guía de turismo en Cholula y acompaña a los turistas a recorrer los túneles de la pirámide. Foto: Juan Uribe

José Odilón Hugo Xihuitl es guía de turismo en Cholula y acompaña a los turistas a recorrer los túneles de la pirámide. Foto: Juan Uribe

La pirámide de Cholula

La entrada a la zona arqueológica de Cholula para recorrer los túneles de la pirámide cuesta 65 pesos mexicanos ($12.000). Un guía cobra 100 pesos mexicanos ($16.000) por acompañar a los turistas en el recorrido. Las personas mayores de 60 años y los niños menores de 13 entran gratis. El permiso para usar cámara de videograbación vale 45 pesos mexicanos ($7.000).

La iglesia de Santa María Tonanzintla está abierta entre las 9:00 a.m. y las 6:00 p.m. Adentro se prohíbe tomar fotos y hacer grabaciones de video, al igual que en la cercana iglesia de San Fernando de Acatepec.

Así se ve Cholula desde la cima de la pirámide, donde se levanta la iglesia de Nuestra Señora de los Remedios. Foto: Juan Uribe

Así se ve Cholula desde la cima de la pirámide, donde se levanta la iglesia de Nuestra Señora de los Remedios. Foto: Juan Uribe

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 0 Flares ×
Read previous post:
Guatapé, donde los zócalos cuentan historias

  El pueblo de Guatapé tiene en sus zócalos coloridos una fuente inagotable de relatos. En ellos se refleja la...

Close