Santander, cinco planes para vivirlo

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 0 Flares ×

 

Hace poco hice un recorrido por algunos de los principales atractivos turísticos del departamento de Santander, desde la encantadora Barichara hasta el clásico Panachi.

 

Los deportes de aventura

Santander 1

El canotaje es uno de los deportes de aventura que más se practican en San Gil (Santander). Foto: Juan Uribe

El canotaje (rafting), el parapente, el rappel y el torrentismo son algunas de las actividades de aventura que se pueden disfrutar en Santander. Gracias a su clima agradable y a la variedad de sus paisajes, este departamento se ha posicionado por décadas como un destino ideal para este tipo de deportes.

El canotaje es especialmente atractivo incluso para personas que no son muy aficionadas a los planes que implican cierto riesgo, como el paracaidismo o el bungee jumping.

En los paseos que se llevan a cabo en San Gil –obviamente, contando con los servicios de una empresa seria que cumpla con todos los requisitos de seguridad- los turistas reciben un pequeño curso antes de entrar al agua en la balsa de caucho. Equipados con casco, remo y chaleco salvavidas, se divierten a medida que bajan por el río Suárez. No importa si las personas no son expertas porque existen diferentes recorridos según su habilidad. Los hay desde los más sencillos hasta aquellos que exigen mucha pericia para mantenerse dentro de la balsa.

Es clave seguir las instrucciones del guía para poder reaccionar adecuadamente en momentos en que, como es muy probable que ocurra, la embarcación se voltee y los pasajeros caigan al agua.

 

Barichara y sus calles de piedra

Santander 2

Las calles empedradas de Barichara contribuyen a que una visita a este pueblo de Santander sea inolvidable. Foto: Juan Uribe

He ido varias veces a este pueblito y siempre quedo con ganas de regresar. En esta ocasión no solamente me volvieron a cautivar las calles empedradas, las fachadas de tapia pisada y el color arcilloso de sus construcciones – incluso el del cementerio, que es bellísimo -.

También me sorprendió positivamente la hotelería. El nivel de los sitios de alojamiento en Barichara ha subido mucho en los últimos años, y a la oferta usual de hostales y buenos hoteles se ha sumado la presencia de sitios muy agradables.

Casa Oniri es uno de ellos. Está situado un par de cuadras arriba de la plaza principal y desde su terraza, que se puede habilitar para cenar, se observan las torres y la cúpula de la iglesia de la Inmaculada Concepción.

La comida allí es una atracción adicional. Sobresale la típica arepa santandereana, presentada de una manera muy original: partida en dos, con guacamole en la mitad y en un plato adornado con un montecito de salsa agria y una línea roja y elegante de ají rocoto. Los contrastes de sabores hacen de este un aperitivo memorable.

Más arriba todavía, cerca de la capilla de Santa Bárbara, el hotel Alto del viento consiente a sus huéspedes con una vista del pueblo desde un ángulo que yo no conocía: desde la terraza se aprecian los techos de teja de barro, la catedral empinándose hacia el cielo azul y las montañas que abrazan a Barichara.

 

 

 

Los teleféricos de Santander

Santander 3

Las cabinas del teleférico que conecta a la Mesa de Los Santos con Panachi son un atractivo turístico de Santander. Foto: Juan Uribe

Un plan imperdible en Santander es el de viajar en teleférico. Hay dos de ellos en los que las panorámicas son distintas. La línea de teleférico más conocida del departamento es la que permite atravesar el cañón del río Chicamocha entre la Mesa de Los Santos y el Parque Nacional del Chicamocha (Panachi).

Es posible llegar desde Bucaramanga a la Mesa de Los Santos, donde la temperatura es similar a la de Bogotá (unos 18 grados centígrados) y después de más o menos 30 minutos de viaje llegar a Panachi, donde con facilidad se alcanzan los 30 grados centígrados.

El espectáculo de los cactus y las casitas puestas como en un pesebre es lindo a través de las ventanas amplias de las cabinas del teleférico. Lo que no es chévere es ver varios camiones cargando arena en la orilla del río.

El otro recorrido en teleférico está en funcionamiento hace poco más de un año, cuando se inauguró el Ecoparque Cerro del Santísimo. Se trata de un sitio en el que la máxima atracción es una escultura de casi 40 metros de altura similar al Cristo del Corcovado, en Río de Janeiro.

Lo más lindo de este lugar es el paseo en el teleférico por una montaña verde con una vegetación mucho más tupida que la que se aprecia en Panachi. También es atractivo el espectáculo nocturno de luces que se proyecta en una pantalla gigante junto a una fuente de agua que se mueve al ritmo de la música. Y la vista de Floridablanca y Bucaramanga desde lo más alto de la estatua, sobre todo de noche, se queda en la memoria sin dificultad.

Las hormigas culonas

Santander 4

Las hormigas culonas son una delicia típica del departamento de Santander. Foto: Juan Uribe

Desde niño me han gustado las hormigas culonas. Fue mi papá, que con frecuencia me llevaba a San Gil y a Barichara, quien me inculcó el gusto por estos exquisitos insectos fritos que para muchas personas -inclusive algunos santandereanos que conozco- pueden resultar repugnantes.

A mí me saben mucho mejor que el maní, que me encanta y siempre llevo en mi morral; pero me saldría muy caro cargar hormigas culonas porque un paquetico de solamente 50 hormigas puede costar 10.000 pesos, y eso en los peajes de las carreteras de Santander.

Un paseo que tengo pendiente es el de ir a Barichara durante la época en que se atrapan las hormigas, alrededor de Semana Santa, entre abril y mayo. He oído que en esa época los campesinos se levantan luego de que ha llovido la víspera y se exponen a los piquetes de las hormigas mientras las van agarrando a manotadas para meterlas en costales.

Ya sé que es cruel que las cacen y se las coman (y no voy a entrar a discutir sobre las ventajas o desventajas de ser vegetariano o vegano), pero en mi cerebro están grabados el olor y el sabor fuertes y con carácter de las hormigas.

Es tal la importancia de las culonas en la cultura santandereana que en Barichara existen dos esculturas en su honor. Una se levanta a la entrada del pueblo y la otra, en la alcaldía municipal, en el marco de la plaza principal.

Santander es tierra de bienestar y salud

Santander 5

Esta es la vista de Barichara que se aprecia desde la terraza del hotel Alto del viento. Este pueblo, que pertenece a la Red de Pueblos Patrimonio de Colombia, es uno de los tesoros de Santander. Foto: Juan Uribe

A quienes les gusta relajarse en circuitos hídricos, saunas y jacuzzis les puede interesar visitar dos sitios en Santander que se destacan por contar con excelentes instalaciones para este efecto. Una está en el hotel Punta Diamante Resort & Spa, en Piedecuesta, muy cerca de Bucaramanga.

Se trata de un espacio en el que las luces de tonos azules contribuyen a producir sosiego aun antes de entrar a las piscinas de agua tibia, fría y caliente en las que los visitantes dejan olvidadas muchas de sus preocupaciones.

Es posible pararse de manera que de las fuentes ubicadas a un par de metros de altura caiga agua que golpea el cuello, la cabeza o la espalda; y hay cuatro camillas inundadas sobre las que uno puede tenderse a esperar que por unos orificios salgan chorros delgados que recorren desde la nuca hasta los pies.

En el caso del hotel Terra Barichara lo que lo hace inolvidable es su circuito hídrico, ¡al aire libre¡ Cuando fui era de noche y tuve la suerte de que luego de un rato de estar recibiendo masajes de distintos chorros de agua caliente comenzó a llover.

Fue delicioso sentir las gotas de agua fría en la cara mientras los músculos de la espalda y de las piernas eran envueltos por suaves corrientes de agua caliente que me arrullaban tanto que estuve a punto de dormirme allí mismo. Este hotel, al igual que Alto del viento (también en Barichara), pertenece a la Red de Pequeños Hoteles con Encanto, que en Colombia ya suma 50 hoteles con mucha personalidad.

Un post aparte, que próximamente publicaré en mi blog, lo merece la hacienda El Roble, en la Mesa de los Santos, donde se cultiva uno de los mejores cafés de Colombia.

Insisto, sobre todo tratándose de las carreteras llenas de curvas de Santander, en tener en cuenta un consejo vital para evitar el mareo que algunos débiles como yo sufrimos en viajes por tierra: no desprecien las aceitunas. En este post les cuento por qué.

*Invitación de Cotelco Santander, Bucaramanga Convention Bureau y Gobernación de Santander

Santander 6

El mercado campesino de la Mesa de Los Santos es un buen sitio para probar la comida típica de Santander. Foto: Juan Uribe

 

One Comment on “Santander, cinco planes para vivirlo

  1. Tomé la misma foto, con otro ángulo, en el mercadito campesino de la Mesa de Los Santos. Los colores y olores son muy atractivos 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 0 Flares ×
Read previous post:
Aruba, en 5 postales

  Aruba, a sólo una hora y media de vuelo desde Bogotá, sabe cómo renovarse para cautivar a los visitantes....

Close